La col, la gran olvidada en la cocina

Toda la vida comiendo los ricos platos de coles de Bruselas que me hacía mi madre de pequeña y, precisamente hoy, nos toca hablar de ella, de la col. En todas sus variantes más conocidas y utilizadas en las diversas cocinas, sobre todo la china/asiática, de sus propiedades, origen, cultura, características, zonas de cultivo, etc..

Por eso digo que es la gran olvidada, parece que, al hacernos adultos, tiramos de lo fácil, platos preparados o recalentados y no nos acordamos de aquellas coles de Bruselas tan ricas o de las ensaladas con col, y de las miles de recetas fáciles, rápidas, sencillas y sobre todo sanas que podemos consumir siguiendo siempre los consejos de nutricionistas como la consumición de la col nada más comprarla y una cocción no muy larga para evitar desperdiciar sus propiedades.

Hay muchos tipos de coles, muchas variedades y cada una aporta nutrientes, vitaminas (A y C), minerales (potasio, azufre, fósforo, calcio, magnesio, hierro ) antioxidantes, ácidos grasos, hidratos de carbono, proteínas.

Propiedades de las coles

En la mayoría de los tipos de col que estamos conociendo, por sus propiedades, son muy recomendables para la salud por tratar enfermedades como cáncer o diabetes, siempre en dosis correctas y combinadas con otros elementos y ejercicio físico, de manera saludable.

Es muy similar a la lechuga en aspecto, sobre todo la col lombarda, aunque cambia el tono morado pero en composición se asemeja; la col rizada que nos recuerda mucho al brócoli por ese aspecto de cogollito verdoso, también se llama col crespa y pertenece al grupo de los cultivares de la berza. Pertenece, por lo tanto, al mismo grupo de vegetales crucíferos como el brócoli, berza, coliflor y los repollitos.

Precisamente, la col rizada puede alcanzar una altura de entre 30 y 40 cm y tiene unas hojas verdes muy características.

recetas-con-col

Origen de la Col

La col también llamada col repollo o berza, dependiendo del lugar en el que se cultive, proviene de la  Brassica oleracea var. Capitata.

Debido a su riqueza en Vitamina A y C, la col está muy recomendada como alimento contra enfermedades y convalecencias. La col También contiene ácidos grasos por lo que no debemos excedernos en su ingesta alimenticia.

Dónde podemos encontrar las coles

Encontramos una gran variedad de recetas con col, una de las más famosas es el de las coles de Bruselas que se caracteriza por parecerse a pequeñas coles. Se les denomina coles de Bruselas precisamente por su origen de cultivo. También se conocen como repollo o repollo blanco y son ricas en Vitamina A y C y ácido fólico.

Es originaria de China y se exportó a países como España, EEUU o Guatemala a principios del siglo XX, después de que se popularizara. Así, encontramos su origen en países como China, India, Rusia y Corea.

No se conoce exactamente su origen pero se sabe que se cultivaba en zonas costeras mediterráneas (por ello precisamente se incluye en este tipo de dietas y es recomendada por los nutricionistas) ya que los Griegos y Romanos le atribuían los valores medicinales que han llegado hasta hoy.

col

Características de la col

La receta de las coles de Bruselas se forma a base de diminutas coles que son recolectadas cuando adquieren una textura firme (comestible) y un color verde intenso. El sabor es ligeramente dulzón aunque con un fondo amargo y es una de las Recetas de coles de Bruselas más recomendada para los niños en su etapa de crecimiento.

Otro tipo de col conocida es la de la Col China o repollo chino que es una variedad de col muy utilizada en cocina China y empleada en Recetas como la Ensalada China o ensalada de col. Se trata de una verdura de la especie Brassica rapa.



La col china se parece bastante a una acelga con las hojas de un color verde claro y brillante y los tallos blancos, se utiliza mucho en la cocina asiática, especialmente en la cocina China Cantón. Suelen prepararse cocidas o en encurtidos aunque la Receta con col mas conocida en este tipo de cocina es la Ensalada de col.

La col lombarda o repollo morado es una variedad de col perteneciente al grupo de coles “Capitata”, en el que también se encuentra el repollo o col rizada.

La col lombarda recibe su nombre debido a su intenso color morado presente en unas hojas compactas en una forma muy parecida a las endivias. Entre las propiedades de este tipo de col se encuentran las denominadas antocianinas, el pigmento responsable de su color. Este compuesto otorga beneficios en la salud como es en la vista, concretamente en la retina y está recomendado para personas con problemas reticulares, diabetes, glaucoma o vista cansada.

Bondades de la col

Nuevamente, en las propiedades de la col china encontramos Vitamina A y C y los ácidos grasos así como glucosinonatos, que son unos compuestos que han sido reportados para prevenir el cáncer y otras enfermedades en pequeñas dosis. Sin embargo, estos compuestos pueden resultar muy tóxicos si se ingieren de manera continua o en grandes dosis.

Se conoce el caso de una anciana que en el año 2009 había estado consumiendo de 1 a 1.5 kg de coles chinas diariamente terminó padeciendo hipotiroidismo, llegando a un coma mixedematoso.3.

La col lombarda es rica en vitaminas y minerales; durante la Alta Edad Media fue considerada como el médico de los pobres, incluso usándola como cataplasma para conseguir efectos curativos.

Como curiosidad, la encontramos en platos típicos de la Navidad madrileña, conociéndose a la col lombarda, en el argot castizo como “el pavo de la huerta”.

Además, gracias a su alto contenido en glutamina, la col lombarda constituye un antiácido natural, eliminando toxinas, para tratamientos de tipo estomacales, duodeno o cólicos.

coles-de-bruselas

También te podría interesar: